Suecia se aferra a su gran competitividad para eliminar a Suiza y...

Suecia se aferra a su gran competitividad para eliminar a Suiza y plantarse en cuartos

Los de Andersson vencieron 1-0 a Suiza

Imagen es.fifa.com

El último enfrentamiento de cuartos de final se decidiría en el último día de enfrentamientos de octavos en Rusia. San Petersburgo albergó el enfrentamiento europeo entre Suiza y Suecia, a priori, dos selecciones a las que ninguna de ellas se la esperaba en la ronda de cuartos de final. El combinado de Petkovic adoleció dos bajas importantes en su flanco derecho defensivo. Las ausencias de Lichtsteiner y Schär forzaron la titularidad de Djourou como central y Lang en el lateral derecho. Suecia, por su parte, formó con su once habitual, lo que le permitió realizar el juego sólido y fugaz en ataque que tan buenos resultados le había otorgado en la fase de grupos.

Desde el comienzo del encuentro se pudo apreciar como Suiza trataba de jugar el balón desde atrás. Casi siempre por raso y combinando tratando de encontrar una fluidez que descolocara el entramado táctico sueco. El 4-4-2 impuesto por Andersson es una de las señas de identidad más claras de una selección sólida atrás y que tiene claro la forma de atacar. Toivonen y Berg son claves a la hora de salir al contragolpe. Con un simple balón largo, Suecia es capaz de crear peligro y eso se pudo ver cuando en los instantes iniciales del encuentro Berg disfrutó de una clarísima ocasión mal definida, pero hilvanada con un grandísimo acierto y verticalidad.

El encuentro seguía avanzando y Suiza intimidaba muy pobremente la meta de un Olssen que apenas tuvo que intervenir en la primera mitad. Shaqiri fue el principal activo helvético en el flanco atacante, siempre ofreciéndose en cualquier parte del campo, abandonando asiduamente una banda derecha que con balón e instalado en campo contrario quedaba entera para las incorporaciones ofensivas de Lang. La presión sueca arriba generó más de un apuro a Suiza, empeñada en dar los menos pelotazos posibles. A la altura de la primera media hora de partido, Sommer salvó a los suyos una vez más, y ya van unas cuantas en esta copa del mundo. El meta del Borussia Mönchengladbach evitó el tanto de Berg con una brutal estirada que le valió para desviar el balón con su mano derecha.

Ese último tramo de la primera mitad fue bastante más animado en cuanto a ocasiones. Suiza comenzó a encontrar ciertos espacios en la ordenada defensa sueca y se plantaba con mayor facilidad en el área de Olssen. Una gran combinación, iniciada en la banda izquierda, entre Zuber y Dzemaili, a punto estuvo de poner por delante al cuadro helvético. Zuber recibió la pared de Dzemaili y colocó un centro desde línea de fondo que encontró al 15 suizo que golpeó demasiado arriba en una situación muy propicia para inquietar a Olssen. El primer tiempo finalizó con otra ocasión para Suecia. Una segunda jugada tras un saque de esquina acabó con un centro de Lustig desde la derecha. En el segundo palo apareció libre de marca Ekdal, que con todo a favor mandó el balón fuera. El primer tiempo finalizó con una falta de acierto en la definición clara en los dos conjuntos, ya que sin esa carencia difícilmente el

Solidez basada en competitividad

El segundo tiempo comenzó con bastante respeto por parte de las dos selecciones, sabedoras de que si encajaban un gol se iban a ver en una complicada situación de partido. Después de la gran cantidad de ocasiones desaprovechadas en la primera mitad por los suecos pudieron perforar la portería de Sommer. Forsberg, que estaba siendo el jugador más destacado de los de Andersson en la segunda parte, fue el autor del tanto. Toivonen recibió en el vértice izquierdo del área y se la cedió al del RB Leipzig. Forsberg se plantó en la frontal, se generó espacios para el disparo y le pegó. El balón, pese a ir bastante centrado, fue desviado por un inoportuno pie de Akanji, haciendo imposible cualquier reacción de Sommer.

Suecia se colocaba por delante y el partido se le colocaba muy de cara, ya que en su guion entraba ponerse por delante para luego poder aguantar las acometidas helvéticas. Así, el encuentro pasó a estar dominado claramente por Suiza, que se instauró en campo contrario tratando de buscar la igualada ante un férreo orden sueco. Pese al asedio posicional, Suiza no conseguía hacer trabajar a Olssen. Los de Petkovic lo intentaron constantemente, un dato que ello lo evidencia fue la gran cantidad de saques de esquina que disfrutaron. Sin embargo, la defensa sueca volvió a cuajar un encuentro responsable, sólido y con limitados errores atrás. No moviendo el banquillo consiguió Petkovic perforar la tela de araña amarilla. Embolo estuvo activo, pero sin acierto y Seferovic apenas pudo intervenir por dentro.

En el tiempo de descuento, Lang tuvo que cometer falta sobre Olsson cuando este se plantaba mano a mano ante Sommer, siendo expulsado el lateral suizo. Suecia confiaba en tener una ocasión de este tipo mientras aguantaba el asedio helvético y su plan salió.  El plan de Andersson de solidez defensiva, conceder lo menos posible y finalizar siempre en ataque volvió a resultar, consiguiendo su mejor clasificación en una copa del mundo desde el año 1994, ya que en Corea y Japón 2002 y Alemania 2006 se quedaron en la ronda de octavos. Un equipo limitado en cuanto a calidad, pero con una gran capacidad para competir espera ya rival en cuartos, el cual saldrá del Colombia – Inglaterra.

Comentarios