Neymar y Willian se echan a Brasil a la espalda y extienden...

Neymar y Willian se echan a Brasil a la espalda y extienden el maleficio de México

La Canarinha fue de menos a más ante los de Osorio y con tantos de Neymar y Firmino se cuela entre las ocho mejores de la competición

Neymar abrió el marcador ante México. Foto: es.fifa.com

Brasil se postula, si no lo era ya, como la principal candidata a la Copa del Mundo. El combinado de Tite ya está en cuartos de final después de doblegar a México por dos tantos a cero en un duelo que los cariocas cocinaron a fuego lento. Ambas selecciones optaron por un planteamiento valiente, presionando al adversario para incordiar lo máximo posible el manejo del balón, pero la ‘verdeamarela’ se fue sintiendo superior con el transcurrir del tiempo, empezó a dominar, generó peligro y encerró a México en su campo. Todos los méritos de Brasil fueron premiados al inicio de la segunda mitad con el gol de Neymar, que culminó una fabulosa acción de Willian. En el tramo posterior, Ochoa mantuvo a su país en partido con soberbias intervenciones, pero los pupilos de Juan Carlos Osorio andaban muy justos físicamente y no pudieron dar un paso al frente a por el empate. Al filo del tiempo reglamentario, Firmino sentenciaría la contienda y dejaba a México fuera del Mundial en octavos por séptima ocasión consecutiva.

La clave para conocer las opciones de México estaba en desvelar qué versión ofrecería el ‘Tri’. Los aztecas convencieron ante Alemania y Corea del Sur y esas buenas impresiones invitaban a pensar que podían llegar lejos. Por el contrario, la clara derrota frente a Suecia en la tercera jornada sembraba la incertidumbre. Juan Carlos Osorio se decantó por el 4-3-3, dando entrada a Ayala por el sancionado Héctor Moreno y alineando a Rafa Márquez en mediocampo, sacrificando a Miguel Layún. Por su parte, Tite optó por Filipe Luis para cubrir la baja de Marcelo y también incluyó a Fagner en el once. Tanto brasileños como mexicanos saltaron al Samara Arena con la intención de ir arriba a presionar y en los primeros veinte minutos sólo Neymar hizo un paréntesis entre el respeto mutuo. El ex del Barça se valió de un buen robo de Casemiro en el 5’ para probar suerte desde frontal del área, aunque ‘Memo’ Ochoa rechazó de puños el chut.

Con el pasar de los minutos, México descartó la presión sofocante y retrasó su línea de contención al mediocampo. Brasil lo aprovechó y desde entonces el combinado de Tite fue dueño y señor del partido. La sucesión de oportunidades cariocas arrancó en el minuto 24 mediante una jugada individual de Neymar en la que el ‘10’ quebró a Edson Álvarez dentro del área y un tanto escorado volvió a probar a Ochoa, saliendo muy ágil el meta a tapar. Seguidamente sería Coutinho quien lo intentaría con un disparo desde línea del área que se marchó alto.

No había dudas de que México lo estaba pasando fatal. El ‘Tri’ era incapaz de pisar terreno contrario y las llegadas de la Canarinha a los dominios de Ochoa eran constantes. Pasada la media hora, Ochoa se vio obligado a volver a intervenir y muy bien colocado salvó un duro disparo de Gabriel Jesús. Antes del descanso, Neymar tendría una nueva opción, esta vez a balón parado, buscando escuadra en una falta directa que se fue desviada por poco. Hasta el pitido del intermedio mandaron los cariocas, dueños del cuero sin discusión, pero México se anotaba el anímico tanto a favor de haberse defendido con éxito y de conservar el 0-0 en el parón.

Irrupción desequilibrante de Willian
Todo apunta a que Juan Carlos Osorio se arrepintió de su plan y retiró a Márquez en el descanso para que ingresase Miguel Layún. La posesión y el mediocampo habían sido de la ‘verdeamarela’ en los primeros 45 minutos, por lo que México tenía que mover ficha para evitar que el cántaro siguiese yendo a la fuente con tanta soltura. De esta forma, Layún se ubicó en el lateral derecho y Edson Álvarez ganó metros hasta el centro del campo. Aun así, la situación varió poco o nada. Brasil regresó contundente al partido y en el 47’ Coutinho recibió un córner en corto, condujo amagando el golpeo hasta pisar área y en buena posición soltó un disparo que se encontró otra vez con el acertado Ochoa.

Poco después, México hizo amago de desperezarse mediante un contraataque de Gallardo que concluyó con disparo desviado desde balcón del área. Fue un espejismo, ya que enseguida Brasil dio el primer gran golpe. Neymar entregó de tacón para Willian y el del Chelsea realizó un cambio de ritmo con el que ganó línea de fondo y puso un pase de la muerte que convirtió en gol el ‘10’ en el segundo palo. La acción hacía justicia y recompensaba la valentía y la ambición mostrada por Brasil. Los de Tite, incluso, tuvieron muy cerca el 2-0 inmediatamente, pero Ochoa, por enésima vez, sacaba unas manos salvadoras para evitar el tanto de Paulinho en un remate a la altura del punto de penalti.

México se estaba yendo poco a poco del Mundial y Osorio hizo ingresar a Raúl Jiménez y a Jonathan dos Santos como último recurso. Sin embargo, el desgaste físico impedía al ‘Tri’ ganar metros y creer así verdaderamente en la igualada. Sólo Vela a la hora de juego inquietó a Allison con un lanzamiento desde fuera del área que el arquero mandó a córner con apuros. Por entonces, Willian ya había revolucionado el choque con sus arrancadas, sus desbordes y sus remates a portería. El ‘19’ rompió a Salcedo y buscó de nuevo el gol en el 63’, aunque Ochoa salvó a su equipo de la sentencia.

La impotencia y la bajada de brazos mexicana contrastaban con la solidez, la potencia y la profundidad de la Canarinha, empeñada en hacer el 2-0. Ante un combinado azteca casi sin opción, Brasil pondría el broche al partido en el 88’. Fernandinho dio el pase al espacio para Neymar y el ‘10’, con mucho terreno por lado izquierdo, cabalgó hasta plantarse frente a Ochoa. El punterazo del futbolista del PSG se topó con el pie del portero, pero la bola favoreció a Firmino, prácticamente recién ingresado, y el del Liverpool no perdonó para mandar a su país a cuartos de final.

Brasil gana sensaciones con el paso de los partidos y ese factor la catapulta al favoritismo a la victoria final. Su rival en la siguiente ronda saldrá del duelo entre Bélgica y Japón. Por su parte, México vuelve a decepcionar al no poder superar el dichoso quinto partido por séptima ocasión consecutiva.

Comentarios