Inicio Mundial Francia y Mbappe se cuelan en cuartos de final tras un intenso...

Francia y Mbappe se cuelan en cuartos de final tras un intenso partido ante Argentina (4-3)

Partidazo el que se ha vivido en el estreno de los octavos de final del Mundial de Rusia 2018. Francia y Argentina, Argentina y Francia, realizaron un partido con sus armas y sin renunciar a sus señas de identidad. De tú a tú, los galos se dispusieron a aprovechar su calidad técnica y orden en el sistema de juego, mientras que los argentinos confiaron en su esfuerzo, derroche y, en ocasiones, anarquía. Pero entre todas las figuras que saltaron al campo hubo una que decidió el partido. El jovencísimo Mbappe, 20 años a sus espaldas, hizo una actuación que será difícil de olvidar. Dos goles, un penalti provocado y un continuo dolor de cabeza para la zaga sudamericana. Él fue la diferencia entre dos selecciones que merecían alcanzar los cuartos de final.

Hubo que esperar 10 minutos para la primera ocasión, cuando Mbappe era cazado en la frontal por Mascherano y la falta directa la estrellaba Griezmann al larguero. Era la antesala de lo que iba a suceder tres minutos después. Pérdida de balón en campo rival de Argentina, y éste cae al peor socio para sus intereses, un Mbappe que puso la directa hasta la portería rival hasta que Marcos Rojo le derribó en un claro penalti. Griezmann se encargaba de transformarlo y colocar el 1-0.

Este tanto ralentizó el juego, con una Argentina incapaz de enganchar con Messi y de darle velocidad a su juego, ante una Francia cómoda en defensa y saliendo rápido a la contra. Pero antes del descanso, Di María aprovechó el único fallo defensivo de los galos, que en un saque de banda le dejaron excesivo espacio al borde del área y el ‘fídeo’ lo aprovechó para colocar un zurdazo imparable que significa el 1-1 con el que se irían a vestuarios.

Tras el descanso, la fortuna sonrió a Argentina, que llegó a colocarse por delante en el marcador tras tocar de forma involuntaria Mercado un disparo de Messi. Era tan solo el 48′, quedaba un mundo por delante, pero las ganas de los argentinos le bastaban en este momento para mandar en el electrónico. Su alegría duró poco, puesto que 10 minutos después, llegaba uno de los goles del Mundial. Enésima internada de Lucas Hernández por banda, su centro al segundo palo no es capaz de despejarlo Tagliafico y el balón le queda a Pavard, que dejó una volea para el recuerdo y ante la que nada pudo hacer Armani a pesar de su estirada. Y sin tiempo para respirar, en el 63′ volvía a adelantarse Francia gracias a una acción individual de Mbappe maravillosa. Balón suelto en el área, aprovecha su potencia para hacerse hueco para superar a Armani con la izquierda.

Pero las desgracias no llegan solas, y Argentina sufrió un nuevo varapalo cuando ya había sacado todas sus naves. En una contra de libro, Griezmann despejaba el ataque para que en último término, Giroud cediera a Mbappe y éste superaba con claridad a Armani. 4-2 a falta de poco más de 20 minutos, pero con la sensación de una noqueada Argentina.

Solo en tiempo de descuento apareció Messi, siempre perfectamente cubierto por un Kanté que demostró el por qué es uno de los mejores mediocentros defensivos. El astro argentino solo se libró de su marca en un par de ocasiones, las suficientes para generar peligro. En el 87′, tiró flojo con la derecha, pero en el 91′, dejó un pase típico del 10 blanquiazul que cabeceó a la red Agüero. A pesar de recortar distancias, ya no hubo tiempo para más a pesar de que Argentina aún tuvo una última ocasión que se fue al limbo.

Ganó Francia en un partido digno para recordar, aunque en el futuro quedará como la eliminatoria de Mbappe. Recuerden, 20 años solo. Entramos en una nueva era.

Comentarios