Inicio Mundial Un golazo de Kroos salva a Alemania de la eliminación

Un golazo de Kroos salva a Alemania de la eliminación

Foto: @DFB_Team_ES

La actual campeona del mundo salvó, parcialmente, el primer match-ball. Alemania está al borde de la eliminación tras su empate ante una Suecia que supo sufrir y aprovechar sus oportunidades. Tiró de orgullo el equipo germano, pero fue incapaz de dar la vuelta al tanto de Toivonen. Al menos, hasta el 95′, cuando apareció Kroos para poner un balón en la escuadra y reponerse así de su error en el gol sueco.

Salió en tromba Alemania en unos primeros 10 minutos con dominio incontestable para los teutones. No se recuerda un arranque así en lo que va de Mundial, con ocasiones continúas y sin ver el balón los suecos. Drexler y Reus principalmente llevaron el peso ofensivo, aunque por desgracia para los de Joachim Löw, su buen inicio no tuvo recompensa en forma de gol. Mucho se jugaban los germanos y estaban dispuestos a poner el bastón de mando desde el minuto 1, aunque tras el arranque inicial hizo mella la tensión por la posibilidad de caer eliminados.

Quizás la ocasión de Berg, en un claro mano a mano ante Neuer y que no supo resolver en el 11′, les hizo ver a los alemanes que el partido no iba a ser nada sencillo. Más equilibrado el partido, las oportunidades fueron disminuyendo, no así la posesión, siempre favorable para Alemania. Y cuando el marcador marcha igualado, cualquier despiste puede ser clave. Un fallo impropio en la salida de balón de un jugador como Kroos permitió a Claesson meter un balón interior a Toivonen, cuyo control y definición de vaselina fue perfecto. Nada pudo hacer Neuer. 33 minutos y saltaba la campanada, ya que en esos momentos, Alemania quedaba eliminada.

El tanto afectó en demasía a los germanos, que mantenían el balón, pero ya sin la profundidad de los primeros minutos. Sí mejoró a los suecos, con más confianza, y que incluso pudieron irse al descanso con mejor resultado si Claesson hubiera sabido resolver una contra clarísima, o si Neuer no hubiera estado tan acertado para responder un cabezazo de Toivonen en el descuento.

Tras el paso por vestuarios, Alemania cogió el toro por los cuernos. Dos minutos tardó en empatar el choque, los que necesitó Reus para rematar a la red un centro de Werner. Y Muller, en una jugada similar por la otra banda apenas un minuto después, casi pone el 2-1. Esta vez los suecos parecían más nerviosos ante una Alemania que no bajó el ritmo. Especialmente desde las bandas, los jugadores de Löw llevaron constante peligro a la portería de Olsen, aunque los atacantes no se mostraban acertados.

A falta de 10 minutos, la gesta teutona se complicó. Una falta por detrás de Boateng sobre Berg le costó la segunda amarilla y dejaba en inferioridad numérica a Alemania. Aún así, seguía mandando sobre el tapete aunque perdió algo de profundidad, aunque sus centros laterales seguían creando ocasiones, especialmente en un cabezazo de Mario Gómez que obligó a la intervención de Olsen. En el descuento, Brandt se estampó con el palo tras soltar un tremendo latigazo, en una seña de lo que está siendo esta Alemania, un continuo querer y no poder.

Pero nunca hay que dar por muerta a Alemania, y ya en el 95′, en la que podía ser la última acción, apareció Kroos para resarcirse de su error. Falta clara sobre Werner en el lateral del área sueca, y en vez de colgar el balón el mediocentro tiró de su excelsa calidad para colocar el balón en la escuadra de Olsen. Locura entre los alemanes, que daban con ello la vuelta al marcador y evitaban llegar a la última jornada en clara desventaja. Como decía Gary Lineker, “el fútbol es un deporte donde juegan 11 contra 11 y siempre gana Alemania”. Esta vez, lo hizo incluso con 10 y cuando nadie lo esperaba.

Comentarios