La fortuna y Diego Costa sentencian a una ultradefensiva Irán (1-0)

La fortuna y Diego Costa sentencian a una ultradefensiva Irán (1-0)

Hay partidos en los que los dos equipos tratan de aclimatarse al césped, al rival y a las condiciones. Los primeros minutos son de tanteo sin demasiados riesgos hasta que cada uno enarbola su estilo de juego. Éste choque no fue de esos, y desde la primera jugada se vieron claras las intenciones, especialmente de Irán. Los pupilos de Carlos Queiroz, apoyados en la victoria cosechada en su estreno en el Mundial, recularon hacia su portería, plantaron dos líneas en apenas 20 metros y a partir de ahí, defender tanto en estático como con coberturas. La premisa, dejar sin espacios a los españoles, a costa de renunciar a su ataque. Y su plan surtió efecto apoyándose también en las continuas pérdidas de tiempo. Una forma de jugar lícita, pero en la que el árbitro pudo colaborar para restarle efectividad, ya que cada parón de juego se prolongaba descaradamente más de lo necesario.

No es la primera vez que España le toca lidiar contra un rival que se planta de esta forma, pero también es cierto que jamás se le ha dado excesivamente bien jugar ante contrincantes cuya única premisa es defender. La historia se repitió, y es que España tardó 24 minutos en lanzar por primera vez entre los tres palos, en una falta lanzada por Silva sin mayores problemas para Beiranvand. Precisamente, el mediapunta canario fue el más incisivo de los españoles, con otro remate en escorzo que estuvo cerca de sorprender al meta iraní. Y en tiempo de descuento estuvo en sus botas la mejor ocasión, pero su disparo dentro del área lo repelió a saque de esquina la defensa asiática.

No hubo más bagaje que reseñar en estos 45 minutos iniciales, lo que da una muestra que el plan diseñado por Queiroz le estaba funcionando a las mil maravillas. De Gea fue un espectador más del encuentro durante todo este periodo, con una España que se fue a túnel de vestuarios prácticamente desesperada por el poco ritmo de juego y los continuos parones. Sobre el papel, debían meterle mano a una Irán que planteaba una 4-5-1, pero que en realidad se convertía en una 6-3-1 a la hora de defender, con Sardar Azmoun como único punta, si bien tenía como orden estar siempre por detrás del balón.

En la segunda parte, el partido tomó otro color. No por que Irán cambiara su forma de jugar, sino porque España jugó más rápido y en cinco minutos ya fue capaz de disparar en tres ocasiones, siendo la más clara una oportunidad de Busquets que despejó Beiranvand. Pero cualquier despiste podía llevar la debacle a España, y cerca estuvo en el 52′. Un saque de banda dejó el balón muerto para Ansarifard, cuyo remate seco se estrelló en el lateral.

El fútbol hubiera sido injusto en caso de marcar los iraníes, y solo un minuto después el destino quiso calmar los ánmos españoles. Iniesta salva la línea de presión, mete un balón interior a Diego Costa y Rezaeian, en su intento de despejar, estrelló el esférico en Costa y el balón se introdujo en la portería. Esta vez la fortuna sonrió a España y a Costa, que se apuntaba su tercer gol en el campeonato.

El tanto no supuso un cambio radical al partido, pero Irán sí se vio obligada a dar un paso al frente. Tuvo la opción de empatar Mehdi en un cabezazo que se marchó fuera, y quien sí lo hizo, en el 61′, fue Ezatolahi en el 61′, aunque el colegiado lo anuló por fuera de juego. El VAR se encargó de dictaminar si era válido y le dio la razón a Cunha y a España. Fuera de juego, pero susto enorme para España.

A continuación, pudo sentenciar España en una jugada de estrategia. Saque de esquina que lanza Isco hacia Silva, cede al punto de penalti hacia Ramos y su remate lo salvan bajo palos los iraníes, en una jugada llena de incertidumbre con múltiples piernas intentando, por un lado marca, por otro despejar. Y a falta de 9 minutos, Irán puso la réplica con un cabezazo tremendo de Taremi que se marchó fuera con De Gea prácticamente batido.

Pero a pesar de que los de Queiroz se estiraron, España supo aguantar con el balón el resultado y sumar, con ello, su primera victoria en el Mundial. Ahora llegan a la última jornada en primer lugar, empatados con Portugal, y tendrán que enfrentarse a una eliminada Marruecos. Todo lo que sea sumar significa que España estará en los octavos de final.

FICHA TÉCNICA

Irán: Beiranvand; Haji Safi (Mohammadi, 68′), Pouraliganji, M. Hosseini, Ramin Rezaeian; S. Ezatolahi. Omid, V. Amiri (Ghoddos, 85′), Karim Ansarifard (Jahanbakhsh, 74′); Mehdi y Sardar

España: De Gea; Carvajal, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Busquets, Iniesta (Koke, 70′); Silva, Isco, Lucas Vázquez (Asensio, 79′) y; Diego Costa (Rodrigo, 88′)

Goles: 53′ 1-0 Diego Costa

Árbitro: El uruguayo Andrés Cunha amonestó a los iraníes Amiri y Ebrahimi.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 2 del grupo B del Mundial. Jugado en el Kazan Arena, ante 45.000 espectadores.

Comentarios