Inicio Fútbol África inaugura su casillero de victorias en el Mundial gracias al triunfo...

África inaugura su casillero de victorias en el Mundial gracias al triunfo de Senegal ante una desafortunada Polonia

Tras media hora de excesivo respeto entre ambos, Cionek marcó en propia puerta para adelantar a Senegal. En el segundo tiempo, Niang ampliaría distancias en un fallo garrafal polaco y Krychowiak recortó con un tanto poco útil al final

El Grupo H queda patas arriba tras el cierre de la primera jornada del Mundial. A la sorprendente victoria de Japón ante Colombia hay que añadir otra sorpresa contundente, el triunfo de Senegal por un gol a dos frente a Polonia. Así pues, los dos claros favoritos para lograr el pase a octavos quedan contra las cuerdas y, gracias a Senegal, el continente africano se anota la primera alegría del certamen. Polacos y senegaleses se tomaron excesivo tiempo para tantearse. El respeto mutuo provocó que no hubiera nada a reseñar hasta que en el minuto 37 de juego Cionek desvió un inocente disparo de Gueye y la pelota terminó en el fondo de las mallas. El combinado de Adam Nawalka trató de reaccionar en la reanudación y dio un paso adelante, pero un infantil fallo de Krychowiak y Bednarek permitió a Niang doblar la ventaja de los de Aliou Cissé. A falta de cinco minutos Krychowiak recortaría distancias en una jugada a balón parado, pero el envite de Polonia se produjo demasiado tarde.

En los compases iniciales de juego se percibieron fuerzas igualadas. Polonia trataba de llevar la iniciativa mediante el dominio del esférico, aunque Senegal, haciendo gala de mucha personalidad, no se dejaba dominar. El tramo de tanteo se extendió hasta la primera media hora, con Polonia transmitiendo un pelín más de ambición, sobre todo con el uso de las bandas, pero las jugadas de peligro brillaban por su ausencia. Con este guión, los minutos transcurrieron sin acciones reseñables hasta que Senegal abrió la lata sin previo aviso.

En el 37’, Piszczek perdía la pugna por un balón aéreo ante Mbaye Niang y el ‘19’ senegalés condujo hasta entregarle el cuero a Sadio Mané. El del Liverpool cedió para Gueye, que en frontal del área conectó un inocente disparo. Sin embargo, Cionek desviaba la trayectoria del esférico, despistaba a Szczesny y sembraba el delirio entre la afición africana. El tanto debilitó notablemente a Polonia, incapaz de responder y permitiendo a su rival unos plácidos minutos antes de tomar camino a vestuarios.

Mortal error de Bednarek
Los pupilos de Adam Nawalka entraron con otra cara en el segundo tiempo. Sólo habían transcurrido cuatro minutos cuando Robert Lewandowski ya consiguió que su equipo hiciese lo que no había logrado en todo el primer acto: crear peligro serio. El ariete del Bayern ejecutó un libre directo desde borde del área que salvo la barrera y llevaba muy buena pinta, aunque a Khadim Ndiaye le dio tiempo a despejar mediante una ejemplar estirada.

Los europeos ganaban enteros poco a poco y siete minutos más tarde volvieron a comprometer a Ndiaye, esta vez con un centro al segundo palo de Rybus que Piszczek remató en carrera sin dejar la bola caer, aunque engatilló fatal. Parecía que Polonia acumulaba motivos para creer en el empate y que definitivamente se volcaba en su búsqueda, pero a la hora de juego Senegal volcó el definitivo jarro de agua fría. Krychowiak optó por realizar una temeraria cesión para Bednarek, el central se durmió esperando que la pelota botara y un Niang disfrazado de velocista y recién ingresado al campo tras ser atendido se adelantó a todos, Szczesny incluido, para colocar el 0-2 a portería vacía.

La segunda diana de los de Cissé, sobre todo por su forma, parecía acabar con Polonia. Aun así, el combinado de Nawalka no tuvo más remedio que seguir atacando. A eso del 70’ Milik no pudo aprovechar en el primer palo un pase de la muerte de Piszczek tras anticiparse a su par y posteriormente fue Rybus quien mandaba su testarazo picado a las manos de Ndiaye. La llama de la esperanza polaca ganaría un poco de brillo en el 86’ en una falta lejana que Polonia colgó al área y que Krychowiak, en el segundo palo, transformó en el 1-2 cambiando el cuero al otro lado con la testa. No obstante, el despertar de los hombres de Nawalka no llegó a tiempo, pues en los minutos restantes no tuvieron margen para generar más ocasiones.

Por lo tanto, la clasificación del Grupo H queda configurada de forma totalmente inesperada. Los combinados a priori más débiles, Japón y Senegal, empatan con 3 puntos en primera posición. Por su parte, las derrotas dejan a Polonia y a Colombia sin margen de error en los dos partidos que quedan si pretenden colarse en octavos de final.

Comentarios