Inicio Mundial México vence y convence desactivando todas las virtudes de la vigente campeona...

México vence y convence desactivando todas las virtudes de la vigente campeona del mundo

La gran labor de Carlos Vela, Héctor Herrera y Guardado en mediocampo desquició a la maquinaria alemana. Los de Osorio fueron claramente superiores en una primera mitad en la que Hirving Lozano marcó el único gol del encuentro y en el segundo acto Alemania mejoró, pero el Tri supo sufrir y defender su ventaja

México sorprende a Alemania y se anota una merecida victoria. Foto: @DFB_Team_ES

Al igual que sucedió en el Mundial de Brasil de 2014, la vigente campeona comienza con derrota en este Campeonato del Mundo de Rusia. México ha dado la sorpresa en el arranque del Grupo F al imponerse a Alemania por cero goles a uno. Triunfo merecido del combinado de Juan Carlos Osorio, que desde el pitido inicial le jugó sin complejos a la favorita, de tú a tú, y esa valentía le sirvió a los centroamericanos para dominar al equipo de Joachim Löw, frustrado ante el calculado planteamiento del ‘Tri’ en mediocampo. El soberbio papel y el sacrificio del trío Vela-Herrera-Guardado neutralizaron la capacidad de creación teutona, siendo México quien portó con la iniciativa y quien dispuso de llegadas más claras hasta que ‘Chucky’ Lozano acertó pasada la media hora de juego. En el segundo acto, como era de esperar, el desgaste físico pasó factura a los mexicanos, lo que propició que Alemania diese un paso al frente y encerrase al rival en su campo. No obstante, la falta de puntería europea y la solidaridad en defensa mexicana impidieron la igualada e incluso el combinado de Osorio dispondría, sin éxito, de importantes acciones a la contra para haber sentenciado antes sus primeros tres puntos.

Alemania y México calcaron esquemas para su estreno mundialista. La sorpresa en la ‘Mannschaft’ se produjo en portería, ya que finalmente Manuel Neuer sería titular por delante de un Ter Stegen que había realizado méritos de sobra para ocupar el arco. Kimmich y Plattenhardt actuaron en los laterales y Boateng y Hummels, en el centro de la zaga. Khedira y Kroos formaron el doble pivote, mientras que Muller y Draxler poblaron las bandas. Mesut Ozil se situó en la mediapunta y Werner lo hizo como hombre más adelantado. En México, ‘Memo’ Ochoa defendió el arco y su defensa estuvo integrada por Salcedo y Gallardo en los costados y por Héctor Moreno y Ayala en el centro. Guardado y Héctor Herrera ejercieron como doble pivote y por delante de ellos la línea de tres la formaron Miguel Layún, Hirving Lozano y Carlos Vela. ‘Chicharito’ Hernández completó la alineación en punta de lanza.

Con el Estadio Olímpico de Luzhnikí dominado por la marea mexicana, su selección se veía obligada a estar a la altura de las circunstancias. Y desde el pitido inicial los hombres de Juan Carlos Osorio respondieron. Ya en el primer minuto, Carlos Vela aprovechó el desdoblamiento de ‘Chucky’ Lozano y le filtró el pase, plantándose el ‘22’ ante Neuer gracias a su control. Lozano disparó con violencia, pero Boateng apareció en el último instante para tapar y evitar el gol. La contestación teutona llegó inmediatamente mediante un servicio en profundidad de Kimmich que Timo Werner cruzó en exceso al rematar con la diestra casi sin ángulo. El frenético arranque de partido ya hacía prever un vistosísimo choque de tú a tú e incluso el partido fue in crescendo conforme a su avance. El siguiente en avisar fue Hummels al aprovecharse de un balón suelto en el área para definir a la media vuelta, pero Ochoa detuvo con seguridad. Asimismo, el ‘Tri’ tampoco se quedaba atrás y en el 10’ Neuer tuvo que intervenir para detener un duro lanzamiento de Héctor Herrera desde balcón del área.

El espectáculo estaba servido. México estaba ofreciendo una versión óptima, discutiéndole la posesión a la vigente campeona, frecuentando el área de Neuer y creando peligro, mientras que los de Löw no se encontraban nada cómodos a causa del mérito de su adversario. Aun así, el talento teutón valía para generar llegadas, como en sendos chuts de Werner y de Kroos que terminaron en manos de un seguro ‘Memo’ Ochoa.

Otra arma de los de Osorio era el contragolpe. Alemania presentaba muchos problemas para el repliegue y sus pérdidas en campo contrario eran automáticamente aprovechadas por México. Sin embargo, a los americanos sólo les falta claridad en los metros finales después de recorrer el campo en escasos toques. Clave aparte era la desconexión de Toni Kroos, acosado constantemente por un incansable Carlos Vela, que amargó al del Madrid durante toda la primera parte. En una de las mencionadas contras, México recogería los frutos de su buen trabajo. Corría el minuto 34 cuando Alemania perdió la bola en tres cuartos de campo y Herrera encontró a Chicharito en la medular. Hernández tiró la pared con Guardado y generó un dos para dos con los de Löw totalmente fuera de sitio para finalmente encontrar en lado izquierdo a Chucky Lozano. El ‘22’ recibió dentro del área, quebró a Ozil sólo con el control hacia adentro y ante Neuer resolvió con un derechazo raso ajustado.

El 0-1 era justo mirando los méritos de ambos equipos, pero la alegría pudo ser efímera para México. Cuatro minutos después, los teutones dispusieron de un libre directo en inmejorable posición. Patearía magistralmente Kroos, cuyo lanzamiento superó la barrera y no se convirtió en el empate a causa de una espectacular estirada de Ochoa, que tocó la pelota lo suficiente para que después golpease en el travesaño y saliera repelida. Se trató de la última jugada a destacar de una emocionantísima primera parte en la que los de Osorio desencajaron contra todo pronóstico a los de Löw, siendo conscientes de que conquistar el centro del campo era básico.

Insuficiente reacción germana
Parecía evidente que Löw necesitaba modificar el planteamiento para revertir una preocupante situación, pero no hubo sustituciones durante el descanso. México trató de mantenerse fiel a su papel en el primer acto, pero el derroche físico para parar a Alemania terminó pasando factura. El primero en mover ficha fue el ‘Tri’ en el 57’, cuando Álvarez reemplazó a Carlos Vela, lo que supuso una auténtica liberación para el desesperado Toni Kroos.

El combinado alemán comenzó a embotellar a su rival a partir de la hora de juego y a los americanos no les quedó otra que aguantar y esperar su oportunidad para la sentencia en un contragolpe. Reus ingresaría al campo en lugar de Khedira para empezar los cambios germanos y en el 64’ llegó el siguiente aviso por parte de los pupilos de Löw. Boateng envió el cuero al área y Kimmich lo enganchó de tijera, aunque el esférico se marchó alto, tocando la parte superior de la red. Las entradas de Raúl Jiménez y de Rafa Márquez en detrimento de Chucky Lozano y Guardado agotaron los cambios en México y entre tanto fue Reus quien gozó de su opción mediante una volea desde el pico del área pequeña que se fue ligeramente por encima.

En el último cuarto de hora el marcador pudo modificarse en ambos casilleros. Primero, Kimmich encontró a Kroos en frontal y el futbolista del Madrid golpeó con rosca de primeras, aunque México respiró aliviado al ver cómo el cuero se marchaba pegadito al poste. En el otro lado del campo, el ‘Tri’ dispuso de más de una llegada en superioridad al contraataque a causa del desmembramiento de Alemania, pero sin saber concretar. Löw quemaría todas las naves dando ingreso a Mario Gómez y a Brandt y el descuento fue un verdadero asedio al área de Ochoa. La última bala de Alemania fue en forma de doble oportunidad. En primera instancia, Reus filtró un preciso pase para Mario Gómez y el taconazo del ariete se topó con el cuerpo del ‘Memo’ Ochoa. El peligro no terminó ahí, puesto que Brandt enganchó con rabia una volea en la frontal que pasó acariciando la cruceta por fuera. Incluso Neuer se unió al ataque a ver si sonaba la flauta en el minuto final, pero México sobrevivió achicando agua hasta el liberador pitido del colegiado.

Así pues, México se coloca provisionalmente al frente del grupo a falta del otro encuentro entre Suecia y Corea del Sur. Por su parte, Alemania tendrá que lidiar con la presión de no tener margen de error, ya que otro mal resultado en la segunda jornada podría mandar para casa a los germanos a las primeras de cambio.

Comentarios