Inicio Mundial Croacia cumple en su estreno ante Nigeria pese a mostrarse lejos de...

Croacia cumple en su estreno ante Nigeria pese a mostrarse lejos de su mejor versión

El combinado de Zlatko Dalic fue de menos a más ante un rival valiente al principio. Sin haber hecho méritos, los croatas se adelantaron con un tanto en propia puerta de Etebo y ello les otorgó comodidad. En la segunda mitad, Modric sentenciaría desde el punto de penalti

Pronósticos cumplidos en el estreno mundialista de Croacia y Nigeria. La selección centroeuropea arranca como líder del Grupo D tras doblegar por dos tantos a cero a las ‘Super Águilas’ gracias a las dianas de Etebo en propia portería y de Luka Modric desde los once metros. Pese a lo que el resultado puede transmitir, no fue un triunfo tan solvente de los hombres de Zlatko Dalic, que comenzaron el duelo atrancados ante una descarada Nigeria. Sin embargo, el autogol de Etebo a la media hora de juego cambió el devenir del encuentro y entregó el testigo a Croacia. Tras un discreto papel en el primer tiempo, Ivan Rakitic y Luka Modric tomaron el mando del juego desde la medular, maniatando a los nigerianos, incapaces de plasmar una reacción contundente para intimidar a Subasic. Los minutos transcurrieron sin sobresaltos para Croacia hasta que Ekong cometió penalti sobre Mandzukic y Modric no perdonó desde los once metros. Fue la puntilla para un combinado africano que protagonizó un auténtico ‘quiero y no puedo’ desde que se encontró con el tanteo adverso.

El dibujo de ambas selecciones fue parecido para su estreno mundialista, optando por el 4-2-3-1. Por Croacia, Subasic formó en portería, con Lovren y Vida en el centro de la defensa y con Vrsaljko y Strinic en los laterales. Modric y Rakitic integraron el doble pivote y la línea de tres de delante la formaron Rebic, Perisic y Kramaric. Como hombre más adelantado actuó Mario Mandzukic. Por su parte, Francis Uzoho fue el guardameta titular de Nigeria, flanqueado por Balogun y Ekong en el centro de la zaga y por Shehu e Idowu en los laterales. El doble pivote estuvo compuesto por Ndidi y Etebo, mientras que Iwobi y Moses atacaron por las bandas. De enganche se situó Obi Mikel y la referencia arriba fue Ighalo, ex del Granada CF. Desde el pitido inicial, los pupilos de Salisu Yusuf pelearon por disputarle la posesión a Croacia y lo consiguieron. Los europeos apostaban por armar jugada desde muy atrás y su rival les complicaba la circulación toda vez que llegaban a mediocampo y trataba bien el cuero cada vez que lo recuperaba. El panorama no descentró a los de Dalic, que poco a poco consiguieron entrar en partido.

La primera llegada de verdadero peligro se produjo en el minuto 13. Rebic condujo por banda izquierda y trazó la diagonal para encontrar a Mario Mandzukic, ubicado de espaldas a portería. El ex del Atlético entregó la pelota de cara para Perisic, que no se lo pensó dos veces y desde la frontal conectó un remate de diestra que buscaba escuadra y que se marchó ligeramente arriba. La acción espoleó a los croatas e inmediatamente gozaron de una nueva llegada. En esta ocasión, Kramaric probó suerte con la diestra desde fuera del área y la bola se marchaba fuera ante la mirada de un Francis Uzoho que acompañó el chut con su estirada.

El descaro africano incomodó a los europeos durante los 20 primeros minutos, sobre todo neutralizando la capacidad de construcción y de orden que Modric y Rakitic acostumbran a imponer. Los mediocampistas de Real Madrid y Barcelona no andaban finos, aunque su equipo continuaba creando peligro puntualmente. En el 31’, Mandzukic volvió a entregar una bola de cara en la frontal, esta vez con el pecho a Rebic, y el ‘18’ armó un lanzamiento que tenía muy buena pinta pero que la zaga nigeriana repelió a córner. Sin embargo, ese córner tendría una trascendencia brutal en el duelo. Modric envió la pelota al primer palo, Rebic la prolongó y Mandzukic cabeceó en plancha en área pequeña, aunque su definición no llevaba dirección portería. La suerte se aliaría con Croacia, puesto que el remate rebotó en Etebo y fue a parar al fondo de las mallas.

Pese a que los hombres de Dalic habían funcionado con intermitencia en esta primera parte, habían conseguido lo más difícil, abrir la lata, y ese esfuerzo marcó grandes diferencias a posteriori, suponiendo una losa tremenda para Nigeria. Antes del descanso, Croacia avisaría de nuevo aunque sin premio en un centro de Rakitic que cabeceó ligeramente Rebic y que, cayendo con nieve, terminó marchándose muy cerca del larguero.

Victoria a fuego lento
La espesura de ideas de Rakitic y Modric se tradujo en una versión gris de Croacia en los 45 minutos iniciales, pero el ‘7’ y el ‘10’ lavaron su imagen en la segunda parte. El choque se reanudó con aviso de Nigeria mediante un saque de esquina de Moses que Balogun remató de cabeza en el primer palo, aunque el balón se perdió muy desviado. Esa acción y otro testarazo de Ighalo que terminó en manos de Subasic fue de lo poco que ofrecieron los de Salisu Yusuf, bastante faltos de ideas para reaccionar con el marcador en contra.

Cumplida la hora de juego se desató la sucesión de cambios. Brozovic reemplazó a Kramaric y Musa ocupó el puesto de un discretísimo Iwobi. Los minutos transcurrían de manera plácida para los centroeuropeos, que evitaban quebraderos de cabeza adueñándose de la pelota. Si a Nigeria le quedaba la esperanza de igualar mediante algún chispazo, esa opción se desvaneció en el 69’. A la salida de un córner, Ekong cometió un claro agarrón sobre Mandzukic y la acción fue castigada con penalti. El encargado de patear fue Modric y el centrocampista del Madrid resolvió elegantemente, chutando raso y a la izquierda y engañando a Uzoho.

El 2-0 hirió mortalmente a Nigeria. Salisu Yusuf agotó las sustituciones dando entrada a Iheanacho y a Nwankwo en lugar de Ighalo y Obi Mikel, pero el movimiento no tuvo efecto alguno. Croacia, a su vez, hizo ingresar a Mateo Kovacic por Rebic y a Pjaca por Mandzukic, el mejor entre los de Dalic en la jornada inaugural. Los africanos fueron incapaces de acercarse seriamente a los dominios de Subasic en los minutos finales y quien sí pudo darse el capricho del tercer tanto fue Croacia. Ya en el descuento, Pjaca inventó un taconazo genial que permitió a Kovacic, un tanto escorado, plantarse ante Francis Uzoho. Perisic entraba por el segundo palo libre de marca y hacerle llegar la bola hubiera significado gol seguro, pero Kovacic decidió disparar y el meta de las ‘Super Águilas’ despidió el encuentro con una soberbia mano abajo.

A la conclusión de su primera jornada, el Grupo D queda liderado por Croacia con 3 puntos. Argentina e Islandia empatan en la segunda plaza con 1 punto y Nigeria se queda cuarta y tendrá que mejorar ostensiblemente si quiere mantener vivas sus opciones de acceder a octavos de final.

Comentarios