Manita de Rusia para aspirar a los octavos de final e inaugurar...

Manita de Rusia para aspirar a los octavos de final e inaugurar su Mundial

Cheryshev y Golovin cuajaron una gran actuación en el cuadro de Cherchesov

Rusia venció en el partido inaugural por 5-0 a Arabia Saudí. Foto: @TeamRussia

La vigésimo primera copa del mundo de fútbol comenzó con la ceremonia de inauguración que inundó Luzhniki de color y, lo más importante, con el debut de la selección anfitriona. Rusia y Arabia Saudí se vieron las caras en Moscú en lo que fue el estreno por todo lo alto de los de Cherchesov. Los anfitriones se impusieron con claridad a unos sauditas que acusaron demasiado su falta de calidad en las dos zonas del campo. En defensa concedieron mucho, con espacios y pérdidas en salida. En la zona ofensiva, cuando se llegaba a tres cuartos de campo se observaba esa falta de calidad para la definición y el último de pase. De esta forma, Rusia se anotó los tres primeros puntos en un encuentro clave para llegar con opciones a los dos partidos decisivos para conseguir su primera clasificación a la segunda fase de una copa del mundo.

Cherchesov prefirió ordenar su equipo bajo un clásico 4-2-3-1 que en fase defensiva se convertía en un 4-4-2. Dzagoev partía como el principal nombre en un centro del campo ruso que también contenía al joven Golovin, el otro gran jugador ruso. El 9 local se dejó caer por casi todas las zonas del campo en un comienzo de partido donde los hombres de Pizzi trataron de dominar con la posesión del balón. Pese a todo, ninguno de los dos conjuntos logró amasar un porcentaje alto de posesión de pelota en esos primeros instantes del mundial. No le hizo falta tener el balón a Rusia para inaugurar el marcador antes del primer cuarto de hora de juego. Los rusos aprovecharon una segunda jugada tras un saque de esquina. Golovin colgó el balón desde el costado izquierdo y el centrocampista Gazinskiy se convirtió en el primer goleador del Mundual 2018. Su gol generó algo de incertidumbre tras una caída saudita en el área, pero el árbitro no tuvo que consultar el VAR.

A partir de ahí, Arabia Saudí comenzó a encontrar más balón. Los árabes consiguieron acumular más posesión más por demérito del rival que por mérito suyo, ya que los ruso se echaron algo atrás buscando salir con espacios para tratar de marcar el segundo tanto del encuentro. Arabia Saudí pudo imponer su ritmo, pero este no dañó nada a Rusia. Es más, los reiterados fallos en salida de pelota de los sauditas generaban muchas dudas de su poderío con balón. Además, cuando llegaban con balón controlado a la zona de tres cuartos, acusaban en demasía la carencia de calidad para dar el último pase y definir la jugada. Dzagoev, que no estaba apareciendo mucho, sufrió un fuerte pinchazo en la parte posterior de su muslo izquierdo y se tuvo que retirar del campo, dejando su sitio a Cheryshev. El jugador del Villarreal dotó de cierta velocidad a su equipo por la banda izquierda, ya que Golovin pasó a jugar en la mediapunta.

De esta forma, Rusia solo tenía que esperar para aprovechar un fallo de Arabia Saudí. Así llegó el segundo tanto local. Golovin aprovechó una falta de entendimiento en defensa de los árabes para armar un contragolpe letal. El del CSKA le cedió el balón a Zobnin y este abrió para la llegada de Cheryschev. El ex del Real Madrid realizó un gran recorte con su pierna izquierda para crearse un espacio propicio para definir. El balón acabó en el fondo de las mallas tras una gran definición de la jugada. El 2-0 ponía muy cuesta arriba el partido a los sauditas y el descanso llegó con ese resultado a favor de los anfitriones.

Arabia Saudí no aguantó

El segundo tiempo reclamaba algo más de igualdad en el marcador para que el partido cobrara algo de emoción. Sin embargo, los primeros coletazos de este intervalo del partido fueron de gran igualdad. Ninguno de los dos conjuntos pudo llevar peligro sobre la portería contraria y el balón rodó más por el centro del campo que cerca de las áreas. Arabia Saudí seguía acumulando más pelota que su rival, en lo que se convertía un arma más en su contra que a su favor, según lo visto en el primer tiempo. Tanto Pizzi como Cherchesov comenzaron a mover los banquillos de sus conjuntos. El entrenador ruso quiso proteger a su punta Smolov después de la lesión de Dzagoev y dio entrada al ‘gigantón’ Dzyuba.

El dorsal 22 salió y besó el santo, como coloquialmente se dice, ya que al poco de peinar con sus tacos la larga hierba de Luzhniki vio puerta. Golovin recibió en banda tras un saque lateral y repartió su segunda asistencia de gol del partido. Dzyuba le ganó la partida a Osama Hawsawi y remató a placer delante de Al-Muaiouf. Cheryschev redondeó la faena con un gol de bandera. El del Villarreal aprovechó de forma genial su salida al campo tras la lesión de Dzagoev. El 6 ruso recibió en la frontal del área y definió, magistralmente, con el exterior de su pie izquierdo, haciendo entrar el balón por el ángulo izquierdo de la portería árabe.

Dio tiempo para la manita, evidenciando la tremenda debilidad saudita en este grupo A. Golovin cerró la goleada rusa con un buen tanto de falta directa. El del CSKA cuajó un fabuloso debut mundialista con dos asistencias y un gol, aunque fuera con una inestimable colaboración del meta árabe. Así, Rusia se puso 5-0 sin dificultades y goleando, superando los nervios del encuentro inaugural y cumpliendo con lo establecido si su deseo es tener opciones de estar en octavos de final. Por el lado árabe, resulta difícil creer que los de Pizzi puedan rascar algún punto a Egipto y Uruguay en los dos encuentros que le restan a esta fase inicial del Grupo A. La debilidad que mostró, tanto en ataque como en defensa, la colocan como principal candidata a ocupar la última posición del grupo con cero puntos.

Comentarios