El factor humano en el negocio del fútbol

El factor humano en el negocio del fútbol

Hace unas semanas veía un video que ha tenido una gran repercusión. Una entrevista de El Desmarque a Quique Setién en la que Joaquín Sánchez bromea con el técnico. En este fragmento, Setién habla de algo que parece fundamental en cualquier trabajo, el factor humano. Si es que la fugaz historia de Joaquín con el Albacete ya la tenemos muy vista, pero… ¿Cuántos hemos pensado en la importancia del factor humano dentro del deporte o de cualquier trabajo?

El entrenador cántabro, al final del intercambio de frases con el extremo, replicaba al periodista: “Cuando están contentos les puedes exigir que corran más”. Afirmando que los registros demuestran que sus jugadores corren más que el rival, a pesar de que tengan más el balón. “Están más comprometidos, porque cuando estás feliz, haces lo que te gusta, estás  a gusto y te dan lo que te gusta, que es el balón, cuando tienes que correr detrás de él lo haces con más ganas”.

Un “secreto” de la gran temporada bética que no lo debería de ser tanto. Claro está que piratas encontramos siempre. Personas tóxicas, que solo miran su beneficio. Cierto es que las sociedades deportivas y los clubs de fútbol tienen una serie de peculiaridades respecto a otros tipos de empresas y sociedades, como es la materia sentimental, que relaciona y une a los aficionados con los símbolos, los colores u el escudo que los representa.

Sin dejar esta particularidad de lado seamos claros. Por supuesto que en cualquier empresa el trabajo de cualquier empleado va destinado a una o varias personas que se llevan la mayor parte del beneficio. Claro que estás personas buscan ampliar ese beneficio a su favor. Pero no nos confundamos. Siempre será más productivo que mis empleados estén a gusto y contentos con su actividad. Y para ello es fundamental el trato, el factor humano que los que mandan otorgan a sus empleados. La comunicación debe de ser para ello un pilar que les lleve a mejorar las condiciones de empleados  y de beneficios.

Si hablaba de la materia sentimental como una peculiaridad, algo que no se diferencia para nada es el egoísmo extendido en un mundo donde el dinero mueve cada segundo más egos. No es diferente en el fútbol. Un ego que ha supuesto para el mundo del fútbol un germen en forma de personas que llegan a clubes en busca de su beneficio, sin importarle la materia prima por la que vive cualquier equipo de fútbol, sus aficionados y socios. Lo hemos podido comprobar en equipos como el Alavés o el Racing de Santander, a los que Dmitri Piterman llegó para hacerse con el control absoluto de las decisiones extradeportivas y también deportivas y técnicas. Parecido ha pasado con el Málaga al que Abdullah bin Nasser Al Thani llegó como salvador, prometiendo el Oro, llevando al equipo a la Champions, invirtiendo en fichajes de renombre, apostando fuerte hasta que sus intereses cruzaron con los políticos de la ciudad que no concedieron lo que el Jeque pretendía y así comenzó a reducir su inversión hasta el descenso de categoría de esta temporada.

En el lado contrario encontramos el fondo de inversión capitaneado por Arturo Elías bajo el grupo de su suegro Carlos Slim al Real Oviedo. Llegaron salvando de la muerte a un club que estaba con pocos latidos de vida. Y no solo lo salvó, también lo ha llevado de vuelta a Segunda División y a luchar por ascender a primera división. Formando una estructura sólida y unas bases marcadas.

Está claro que el factor humano es clave, fundamental para alcanzar mejores resultados. Eso sumado a una pizca de suerte y con una ambición positiva y no egoísta puede llevar a cotas más altas. Ahora que el Grupo Skyline está cerca de llegar a completar su primera temporada como propietario del Albacete Balompié podemos decir que han logrado implementar unas bases propias de una ciudad que por condiciones innatas tiene potencial para mantener una línea ascendente. Si son capaces de consolidar esto y seguir creciendo deportivamente, si mantienen la estructura humana del club, si siguen sumando esos pasitos que parecen tan fáciles pero que son tan complicados, podremos hablar de un Albacete referente.

Y es que tanto Skyline en el Albacete como Grupo Carso han sabido rodearse de personas de fútbol, les han dado confianza  y les han permitido trabajar. Por eso han logrado, a diferencia de otros inversores, obtener resultados beneficiosos.

Comentarios