Inicio Opinión Donde nace el fútbol

Donde nace el fútbol

Vibramos con cada gol de Ronaldo y aplaudimos cada obra maestra de Messi. Cada cierto tiempo, el fútbol genera una imagen en la cual proyectamos todas nuestras infantiles ilusiones. Muy pocas ilusiones sobrepasarán la cruda barrera del profesionalismo y, afortunadamente, muchos seguiremos queriendo plasmar esas quiméricas jugadas que vemos cada día sobre el verde. Sin embargo, esto no lo haremos sobre un tapete verde, en la mayoría de ocasiones. Ni tendremos que elegir el tipo de tacos para el terreno. El fútbol es el deporte más seguido en nuestro país, pero la infante chispa por practicar este deporte no suele generarse sobre el tejido natural del césped.

Nos encontramos en un país donde el fútbol copa las imágenes de las principales informaciones deportivas, pero que, en contraposición, da más patadas a un balón dentro de una cancha que en un campo abierto de unos 100×60 metros. La relación entre balón y persona suele generarse en una cancha de fútbol sala, con un balón de fútbol y con las primeras quemaduras en las rodillas por el roce con el duro cemento. Somos un país que práctica fútbol sala y se informa sobre fútbol. Las proporciones en demanda de pistas de fútbol sala y demanda de información sobre esa modalidad deportiva son llamativamente desequilibradas. Plasmamos en el parqué, tarima y duro cemento lo que unos privilegiados muestran al mundo sobre las mejores hierbas del planeta.

España es una nación de evidente tradición de fútbol sala. La historia brasileña es incomparable con la española en fútbol. En fútbol sala es otro cantar. La selección española acumula en su palmarés dos campeonatos mundiales y siete europeos, además de ser considerada, junto a la canarinha, la gran dominadora de este deporte a nivel de selecciones. Una modalidad deportiva donde el físico ocupa un papel algo más secundario que en otros deportes como el fútbol. La técnica se eleva por encima de todas los requerimientos necesarios para la práctica del fútbol sala a gran nivel. El jugador debe sortear, en espacios reducidos, a los contrarios y a la líneas que delimitan una cancha donde los espacios para correr suelen ser los principales ausentes.

Seguramente muchos de los más fervientes amantes de este deporte hayan acabado practicándolo por el simple hecho de no haber encontrado un hueco en el fútbol. No me tiembla la voz al admitir que es mi caso, como tampoco dudo en que mi situación será la de muchos más jugadores. Lo precioso del posible ‘fracaso’ en el fútbol es el abanico de posibilidades que se abren, siendo una de ellas el fútbol sala. Un deporte que actualmente está celebrando su campeonato de Europa en Eslovaquia.

España compite por conseguir su octavo entorchado europeo contra las mejores selecciones europeas. Hoy, día 31 de enero, la roja debuta contra Francia a las 20:45 hora peninsular. Ah, el partido se puede disfrutar en abierto. Pocos alicientes más se pueden proporcionar para disfrutar de unas personas que pueden ser las mejores del mundo practicando su deporte preferido. Ese donde el fútbol nace a todos los niveles.

Comentarios