Manolo Martínez: “El balance global de la temporada pasada fue muy positivo,...

Manolo Martínez: “El balance global de la temporada pasada fue muy positivo, la derrota es parte del juego”

Manolo Martínez, actual entrenador del CP Villarrobledo, nos atendió para repasar tanto aspectos tácticos del equipo, balance de la temporada pasada y el buen momento que el conjunto roblense vive actualmente

Manolo Martínez en la final de la Copa JCCM. Fotografía: Jesús Martínez

La derrota forma parte inherente de cualquier juego deportivo. Solamente entendiendo la derrota como algo natural y normal dentro de una temporada regular se puede progresar. Perder es aprendizaje, corrección y superación. Manolo Martínez, técnico del CP Villarrobledo, ha probado el amargo sabor de la derrota. De la derrota cruel de tener la certeza de que no era merecida. La injusticia, a veces, también es algo insoslayable al juego. El entrenador roblense tiene claro esos conceptos de derrota e injusticia y por ello ha podido levantar a los suyos, con más fuerza, para volver a intentarlo. Manolo Martínez nos atendió, muy amablemente, al comienzo de la jornada 8, donde sus chicos tienen una nueva oportunidad de seguir liderando la tabla si cosechan un resultado positivo de Tomelloso. Hace escasos días, el CP Villarrobledo se alzó como campeón del Trofeo JCCM. Se respiran vientos de esperanza en el Barranco del Lobo meses después de abrirse una herida que tardará tiempo en sanar. Pese a todo, Manolo ha sabido trasladar a sus chicos un mensaje de compresión hacia la derrota para levantarse con más fuerza. Valores que sólo el deporte otorga.

El Deporte de Albacete. Teniendo en cuenta las características que sus jugadores poseen, ¿qué esquemas de juego maneja para su equipo? Me refiero ¿A qué dibujo se adaptan mejor sus jugadores según sus características?

Manolo Martínez. En este caso es una cuestión que ha ido al revés. Puesto que tenemos continuidad del año anterior y ya sabíamos cómo queremos interpretar nosotros el juego, pues hemos terminado de definir la plantilla con los jugadores que hemos ido fichando en verano en función de cómo queríamos establecer el modelo de juego y los posibles sistemas para desarrollarlo. En este caso hemos podido trabajar de esa manera gracias a la continuidad del año anterior.

EDA.  La portería siempre genera mucho debate y mucha gente está en contra de variar de portero titular en una misma competición. Usted está dando, más o menos, las mismas oportunidades a Fran Mateo y a Javi López consiguiendo buenos resultados ¿Cuál es su método de trabajo en cuanto a las rotaciones en la portería?

MM. El método de juego, para empezar es que el trabajo que realizamos con el entrenador de porteros es fantástico por lo tanto tenemos siempre a los porteros bien preparados. Y el otro secreto es que los dos porteros son de muy buen nivel. Hay veces que tienes esa suerte, hay veces en las que, por lo que sea, hay uno que destaca un poquito más o empieza, uno de los dos, a decaer… Entonces sí se establece una diferencia en cuanto a nivel competitivo. Nosotros estamos para competir, para sacar rendimiento y para ganar partidos, no estamos para otra cosa. Entonces, lo que valoramos es que si hay una cierta igualdad, si hay un nivel competitivo similar y los dos están trabajando bien; creemos que es bueno para el equipo y sobre todo para lo larga que se pueda hacer la temporada tener a los dos porteros enchufados y con garantías y con sensaciones de competitividad en la liga. Al final si hay alguna lesión o cualquier problema con alguno de los dos, el otro podrá salir y estar compitiendo desde el minuto 0. Creemos que en este caso podemos hacer esto porque como tenemos dos muy buenos porteros y están a un nivel altísimo, entrenando con una competitividad excelente y sana, y de momento apostamos por esto. Pero es algo que puede cambiar, ellos lo saben también, no pueden bajar los brazos en ningún momento ni despistarse porque si uno destaca por encima del otro, sea por el motivo que fuere, la situación podría cambiar.

EDA. ¿Cuáles definiría usted como puntos fuertes y débiles de su plantilla esta temporada con respecto a la anterior?

MM. No me gustan las comparaciones. Siempre pueden caber debates sobre eso y no me gustan. Es cierto que quizá el año pasado había algún nombre un poco más conocido de cara al público. Este año quizá no hay tanto de eso, pero sí que tenemos una plantilla algo más compensada en cuanto a jugadores polivalentes, a jugadores que pueden jugar en distintas posiciones, lo cual te da una versatilidad que, de hecho, sirve para asumir las dos bajas importantes de Salva y Buitrago con resultados que, de momento, nos están favoreciendo. Ojalá podamos seguir así y cuando se vayan recuperando estos dos futbolistas sigamos estando a buen nivel.

Fotografía: Jesús Martínez
Fotografía: Jesús Martínez

EDA. ¿Cuesta mucho concienciar a los jugadores, sobre todo de ataque, de la importancia que tiene en el equipo su sacrificio defensivo? ¿Cómo lo hace usted para convencerlos de ese trabajo oscuro pero necesario? Ya que hemos podido ver, ni más ni menos en la final, de la importancia de este tipo de ayudas.

MM. No es que cueste, es simplemente una cuestión de las capacidades que tienen los futbolistas. Nosotros hemos buscado jugadores para un modelo de juego, un modelo de juego basado casi siempre en tener el balón, en estar atacando, en tener muchísima profundidad por bandas… Al final eso genera que puedas estar en situaciones de desequilibrio muchas veces durante el partido y hay que concienciar, y desde el primer momento de la pretemporada hemos empezado a trabajar en ese sentido en el que todos los jugadores con más talento ofensivo tienen que ponerse el mono de trabajo porque si no, no podríamos jugar de esa manera y estar tan abiertos en los partidos. Poco a poco hemos ido mejorando en ese aspecto, cada vez nos generan menos ocasiones de gol y vamos consiguiendo dejar la portería a cero en algunos partidos. Ahí el compromiso es de ellos. Si realmente quieren verse en el campo, los jugadores con talento tienen que poner esfuerzo para que ese talento pueda estar en el campo. Hasta ahora ellos están comprometidos con eso y esperemos que esto siga siendo así.

EDA.  Uno de los jugadores de ataque que más hemos podido apreciar trabajo defensivo ha sido Acevedo, que ha empezado la temporada de forma estupenda. Sin querer individualizar lo más mínimo, ¿Cómo valoraría usted desde dentro el rendimiento de Juanma en este comienzo de temporada?

MM. Juanma, efectivamente como dices, está metiendo goles. Está, como se suele decir, con la flecha para arriba. Es un jugador que ya venía de hacer muchos goles la temporada anterior, ya sabíamos de esa capacidad suya. Y sí que hemos tenido que insistir mucho en lo que comentas de trabajo defensivo. Ayudarle a entender cómo queríamos que lo hiciese para que, además, se desgastara lo menos posible. Tanto a él como a los demás. Jugadores con talento como Piojo, Minaya, Aitor, Berni… estamos trabajando constantemente con ellos para que puedan hacer el esfuerzo que comentaba sin sacrificar excesivamente su potencial físico de cara a que cuando tengamos que atacar no estén asfixiados. Es un trabajo constante de enseñarles vídeos, dónde colocarse, desde donde partir para evitar que se peguen carreras hacia atrás. Es un poco trabajar con ellos y ayudarles a que puedan aportar con ese trabajo.

EDA. El equipo le ha sacado un gran partido a las jugadas a balón parado, habiendo dado y encarrilado alguna victoria gracias a ellas. ¿Dedica mucho tiempo a ensayar estas acciones?

MM. Sí, obviamente, sí. Sobre todo en Tercera División es una categoría en que eso prima mucho. Hay muchísimos partidos en los que prácticamente te tiras, de los 90 minutos, pues aproximadamente 70 o 60 minutos sacando de puerta, sacando de banda o sacando faltas o cornes, porque el balón está mucho tiempo fuera del campo con muchos despejes, muchos saques en largo, muchas disputas que llevan a faltas…. Al final son muchos minutos en los partidos los que se dedican a ese tipo de acciones y por eso se debe entrenar. Desde pretemporada empezamos con ese trabajo, tanto a nivel defensivo como ofensivo. Intentamos que el balance salga favorable, es decir, que encajemos menos a balón parado que los que metamos. Hasta ahora estamos contentos. Eso es una tendencia que puede cambiar porque hay tantas acciones siempre de balón parado en un partido de Tercera División con tanta falta, con tanto parón y fueras de banda en campo estrecho que al final se cuelgan arriba… Al final son muchas acciones de ese tipo y hay que entrenarlas, uno no puedes dejarlas al azar. Desde pretemporada empezamos con el tema. A veces se hace un poquito tedioso, se tiene que buscar las maneras de motivar a los jugadores para que podamos entrenar este tipo de acciones porque como son un poco más paradas y al final el jugador de eso se aburre. Pero bueno, ahí fomentamos la creatividad propia (risas) para intentar trabajar eso de la mejor manera posible y que saquemos rendimiento de ello.

“Creemos que es bueno para el equipo tener a los dos porteros enchufados”

EDA. De forma general, ¿Piensa que el entrenador se debe adaptar siempre a la plantilla que tiene y, a partir de ahí, trazar un plan de juego, o por el contrario es de los que prefiere dejar su sello personal y adaptar a los jugadores a sus ideas?

MM. Eso siempre va a depender de la capacidad que tenga uno a la hora de diseñar. Como te decía antes, yo la suerte que he tenido, prácticamente en casi todos los equipos en los que he estado, es que siempre se ha contado con mi labor a la hora de decidir qué futbolista ir a buscar o qué futbolista ir a reforzar. Entonces al final siempre puedes adaptar un poquito a la manera que tú entiendes de cómo se pueden ganar más fácilmente los partidos, dentro de tu humilde opinión, buscando jugadores que se adecuen a esa idea. Obviamente, hay casos en los que son distintos y si tú llegas a un equipo y la forma de jugar está diseñada por una dirección deportiva y poseen un modelo de juego y filosofía debes adaptarte a esos futbolistas e intentar sacar rendimiento con el modelo de juego que mejor se adapte a ellos. Un poco depende de la capacidad que tenga el entrenador de poder diseñar plantilla o no.

EDA. ¿Es costoso encontrar la motivación para la siguiente temporada tras caer en un Play-Off de ascenso cómo sucedió el año pasado ante el Náxara?

MM. Sí, muy costoso. Las primeras semanas son difíciles. Al final caes en penaltis habiendo merecido, en lo que es el balance global de la eliminatoria, pasar sobradamente porque en el partido de ida, el 1-1 en casa, fue un partido para 3-0 en el que prácticamente te tiran a puerta 2 veces y tú tienes 4 o 5 ocasiones clarísimas de gol para poder dejar la eliminatoria casi resuelta. Sí, se hace un poco duro pensar que podrías jugar esa final e, incluso, que la merecías y luego pensar que hubiera podido pasar en esa hipotética última ronda. Pero bueno, sí, se hace duro y difícil cambiar el chip a volver a empezar, pero hay que curar con un poco de tiempo esa herida y volver a rearmarse pues tampoco cuesta mucho. Los que amamos este deporte sabemos que la derrota es parte del juego cuando llega y en el fondo el balance global de la temporada fue muy positivo mirándolo con perspectiva. Comenzó un proyecto prácticamente desde 0 y, además, muy tarde porque el club no terminaba de definirse en cuanto a directiva, continuidad o no continuidad. Entramos todos nuevos, tanto presidencia, como nosotros o todos los jugadores nuevos. Entonces, haber hecho el primer año el papel que se hizo, disputándolo con clubes tan importantes como Talavera, Conquense…etc y estar ahí hasta el final creo que tuvo su mérito. El habernos quedado a un pasito de meternos en la final había que mirarlo pasados unos días, una vez curado ese dolor de caer en penaltis, para tener perspectiva y comprender que el balance de la temporada fue muy positivo.

Fotografía: Jesús Martínez
Fotografía: Jesús Martínez

EDA. ¿Se esperaba ese inicio fulgurante de su equipo en liga?

MM. Uno siempre espera empezar bien, ¿no? Nosotros creíamos que podíamos empezar bien, porque tardamos muy poco en acoplarnos. El hecho de continuar el cuerpo técnico… eso ya no era como el año anterior. Este año sí partíamos de una base. Varios jugadores no siguieron, pero otros que sí y, por lo tanto, esa base a la hora de establecer a los jugadores que llegaban nuevos y adecuarlos a la forma en la que queríamos trabajar se hacía más fácil. Todo empezó a rodar un poco antes de la mejor manera. Creíamos que eso podía darnos una cierta seguridad al arrancar la liga. Sabíamos que teníamos un difícil calendario al inicio. Pero bueno, muy difícil al inicio, muy difícil al medio y muy difícil al final. Porque este año se está demostrando que cualquiera puede ganar a cualquiera en cualquier campo y es complicadísimo. Teníamos confianza en empezar bien, aunque siempre tienes tus dudas y tus miedos y más al ver como se refuerzan los demás equipos y que va a ser dificilísimo cada partido…con lo cual estábamos preparados para lo que pudiera pasar. Luego, estamos bien. Ha habido algún equipo que se ha dejado puntos y nosotros, gracias a eso, estamos líderes. Contentos, pero sabemos que esto no ha hecho nada más que comenzar y con seis o siete jornadas, perder un partido, empatar dos o perder dos te aleja muchísimo de la clasificación porque, en realidad, son 5 o 4 puntos de diferencia que a lo largo de los más de 100 puntos que quedan por jugarse no tienen mayor importancia.

EDA. ¿Cree que el equipo, pese a seguir imbatido y ostentar el liderato por el momento, posee aún margen de mejora?

MM. Sí, por supuesto. Estamos mejorando cada semana en muchos aspectos. Desde pretemporada hasta ahora seguimos puliendo, seguimos corrigiendo, no paramos de hacerlo e incluso probando cosas nuevas. Todo este torneo de copa ha venido muy bien para eso, por eso también estábamos interesados en tener continuidad, aparte de por ganar el trofeo, por tener continuidad y poder seguir probando cosas o por partidos modo eliminatoria que te puedan servir a la hora de un Play-Off o una situación similar. En un hipotético Play-Off en el que acabásemos estando presentes. Si dios quiere, unas eliminatorias similares a estas de copa en las que tienes doble partido, en las que tienes posibilidades de que, si a lo mejor tienes algún jugador lesionado, debas rotar, poder cambiar y adecuarse a una cierta presión, a una determinada defensa que te va a hacer el rival, campos extraños si tenemos que viajar fuera de la Comunidad Autónoma… En fin, creo que todo es un aprendizaje. Quien no entienda esto pues seguramente se acomode un poquito y luego se dé un susto. Nosotros estamos siempre con los ojos muy abiertos e intentando mejorar, aprender y crecer lo máximo posible en cada partido.

“Si quieren verse en el campo, los jugadores con talento tienen que poner esfuerzo defensivo” 

EDA. ¿Qué cree que falló o qué faltó en los dos empates, ante Marchamalo y Almagro, para rematar el encuentro?

MM. Fueron dos partidos distintos en cuanto a los motivos por los que dejamos marchar los tres puntos. En Marchamalo creo que el equipo se confió porque se vio superior con el 0 a 1. Se vio superior con un jugador más. Creía que iba a ser cuestión relativamente fácil que cayese el segundo. Sin embargo, encajamos un gol y con el empate a 1 nos entraron muchísimos nervios para generar ocasiones. Al final nos pusimos por delante y, cuando ya parecía que teníamos todo hecho, otra vez nos entró esa relajación. Yo creo que ahí sí pecamos un poquito de eso. Nos vino bien que fuera tan pronto para poder analizarlo y armarnos fuerte para que eso no volviera a pasar. Sin embargo, el partido contra el Almagro del otro día fue totalmente distinto. Sabíamos perfectamente la complejidad del rival, la dificultad que tiene, lo bien que iba a defender y salir a la contra. Era un equipo que vino muy preparado para ello. Fue un partido de madurar, madurar y madurar. Al final, sí conseguimos desarbolar ese entramado defensivo en la segunda parte, cuando ellos físicamente bajaron un poquito y empezamos a generar ocasiones una detrás de otra. Y lo que evitó que ganáramos el partido, porque ni siquiera fueron ocasiones falladas por nuestra parte, clamorosas que lanzáramos fuera, muchas de las que tuvimos iban para dentro y aparecían manos casi imposibles de Astillero, el portero rival, que salvó algunos puntos para su equipo y hay que felicitarle. Pero ahí sí que no hubo relajación, sino más bien fue un partido que se fue madurando y que al final sí que se hizo lo suficiente para ganarlo, incluso holgadamente, pero el portero rival estuvo a un nivel espectacular y, oye, felicitarle y es un empate al que no se le puede dar más vueltas.

Comentarios